CRÓNICAS DE RAFAEL SÁNCHEZ ARMAS

¿CARLOS SOSA BÁEZ QUIÉN ORDENÓ EL CHIVATAZO?

Tras muchos años lejos de mi patria (la patria de Doramas, Guacimara y Tanausú, entre otros guerreros canarios asesinados por los invasores europeos) regresé a Las Palmas de Gran Canaria con el "hacha" en la mano tras mi enfrentamiento en Colombia con los diplomáticos del Gobierno de Rodríguez Zapatero, que me dejaron en 59 kilos de peso (mido 178 centímetros) después de tres huelgas de hambre consecutivas.

En ese momento el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria estaba en manos de DON Jerónimo Saavedra Acevedo. Los Servicios Sociales a las órdenes de una "mano negra" intentaron "animarme" con toda clase de artimañas a emigrar de nuevo so pena de teminar en el Salto del Negro (donde no renuncio a ver hospedada a Victoria Rosell Aguilar cuando en Canarias se presente la Justicia con la espada desenvainada) o con mi página web suspendida por una mano amiga en la inadministración de justicia. Durante un año la mafia simuló "indiferencia" democrática, pero terminó explotando. ¿Quién ordenó a "John Wayne" (testaferro de DON Jerónimo Saavedra Acevedo en la alcaldía) a presentarse en la Jefatura Superior de Policía de Canarias con el "animus iocandi" de asustarme?

En esa época, y por tantos años de ausencia de la siciliana Gran Canaria, ignoraba casi todo sobre la composicion de la "intelligentsia" (politicastros vendepatrias, juezas sandinistas y perriodistas difamadores). Sin embargo cuando empecé a atar cabos todo quedó claro como el agua de un arroyo pirenaico.

¿Qué relación ha tenido Carlos Sosa Báez con el cibersicariato paramilitar colombiano a las órdenes del paraco Álvaro Uribe Vélez? No tengo pruebas, sólo indicios a la vista de ciertos mensajes de uno de los principales cibersicarios (hoy descubierto, desmantelado, destruido) Luis Diego LLeras Blanco. ¿El cibersicariato paramilitar colombiano le ha hecho el juego sucio a España como finalmente he podido demostrar?

De la jueza murciana Victoria Rosell Aguilar tampoco sabía nada. ¡Hasta que descubrí su relación con Carlos Sosa Báez tras la visita del alcahuete de DON Jerónimo Saavedra Acevedo a la Jefatura Superior de Policía! Alcahuete del señor alcalde y plumilla en el tebeo digital de Carlos Sosa Báez, y ex delegado en Canarias del Gobierno de Rodríguez Zapatero en el año 2008.

Me tomé en serio a Carlos Sosa Báez (alias "Anacleto" según Francisco Javier Chavanel Seoane o Sherlock Holmes según Andrés González de Chaves Sotomayor) como presunto instigador de la persecución del "estado mayor" del PSOE (estado menor a la vista de su posterior fracaso) por haber llamado yo "capo del Partido del GAL" a DON Jerónimo Saavedra Acevedo. Nunca lo he acusado de ser cofundador de aquella banda terrorista, pero sí de pertenecer al Gobierno de Mister Felipe González Márquez cuando los jueces empezaron a meter en la cárcel a ministros, gobernadores y funcionarios del Estado por la oleada de crimenes perpetrada por el GAL, y por lo tanto miembro del partido político donde se organizó la banda.

Carlos Ramón Sosa Báez, sobrino de Pedro Sosa Santana; jefe de Prensa (o propaganda) del PSOE en tiempos de DON Jerónimo Saavedra Acevedo como "vaca sagrada" en Canarias; periodista condenado repetidamente por el delito de difamación; presunto chivato de la Jefatura Superior de Policía de Canarias segun Francisco Javier Chavanel Seoane; denunciado repetidamente por el periódico de Don Pepito (que en paz descanse) como moroso y sinvergüenza... Carlos Sosa Báez toda una joyita.

No tengo la evidencia para acusar de complicidad a Carlos Sosa Báez en la denuncia interpuesta por John Wayne como parte de la trama para obligarme a huir de Gran Canaria o terminar entre rejas. Tampoco tengo pruebas para involucrar a la jueza-novia de Carlos Sosa Báez en la patraña. ¡Pero! ¿Por qué "John Wayne" presentó la denuncia en la Jefatura Superior de Policía y no en una comisaría? ¿Por qué el Grupo de Delitos Tecnológicos presentó las diligencias policiales en el Juzgado de Guardia cuando estaba de guardia Victoria Rosell Aguilar? ¿Por qué la jueza murciana no mandó las diligencias previas a reparto en vez de quedárselas ella? ¿Acaso la habían designado como "jueza vengadora" de la trama? Un montón de irregularidades posteriores la obligaron a archivar definitivamente la denuncia del colaborador de Carlos Sosa Báez en su tebeo digital.

El periodista Francisco Javier Chavanel Seoane ha sugerido expulsar a Carlos Sosa Báez del periodismo; por mi parte no me resigno a ver fuera de la casta judicial a la murciana Victoria Rosell Aguilar por deshonrar la justicia con la complicidad (por omisión informativa) del Cartel Mediático de Listillos y Listillas para la Timocracia. Más tarde o más temprano la verdad se hará camino. Más información.

MAJESTAD DISIENTO

El Rey de España ha pronunciado un discurso en el Auditorio de Barcelona con ocasión de la nueva promoción de jueces. Mi visión de la "justicia" española es menos teórica, más práctica. Mi visión de la "justicia" española se basa en mi experiencia como presidente de la Organización de Usuarios de la Justicia durante ocho años y ahora como víctima de una campaña de terrorismo psicológico orquestada por el cibersicariato paramilitar colombiano permitida tácitamente por el "Estado de Derecho" español (complicidad tácita por negligencia del "ius puniendi" es su definición jurídica).


En 1990 nació la Organización de Usuarios de la Justicia, precisamente en Barcelona, para democratizar la Administración de Justicia. Hoy como ayer, dicho OBJETIVO sigue pendiente. La Constitución Española es papel mojado.


Felipe, Majestad, la Organización de Usuarios de la Justicia estaba domiciliada en el Hotel d'Entitats La Pau (dependiente de la Generalitat de Catalunya en tiempos del Padrino Jordi Pujol Soley). Hasta la aparición de la OUJ, la ciudadania (en quien descansa la financiación de la Administración de Justicia) estaba huérfana, sin una voz colectiva, y naturalmente no pocos "administradores de justicia" en nombre del pueblo no estaban acostumbrados a la frescura de la palabra hablando de justicia. Recuerdo mis primeras entrevistas en la radio, prensa y televisión. "¿Qué reformas son necesarias para mejorar la justicia española?" -me preguntaban. "Implantar el Jurado Popular para enjuiciar a los jueces denunciados por corrupción; nada de dejar en manos de otros colegas el destino de los jueces corruptos". ¡Democratización de la Administración de Justicia! ¿O los ciudadanos sólo sirven para votar cada cuatro años y pagar religiosamente los impuestos?


Como la institución del jurado estaba sin desarrollar después de quince años de vigencia de la Constitución Española, la OUJ forzó el desarrollo de la Ley del Jurado a través de una querella contra los diputados y senadores por omisión legislativa. Mano de santo. El entonces ministro de Justicia Juan Alberto Belloch Julbe se sacó de la chistera la Ley del Jurado, una simple artimaña para dejar todo como siempre. ¿Acaso la Ley del Jurado nació para enjuiciar a los jueces denunciados por corrupción? Hoy, como ayer, como siempre, los jueces son intocables, una casta inamovible. Todo se ventila entre sí como buenos colegas. "Hoy por ti y mañana por mí".


Felipe, Majestad, la OUJ trabajó muy bien desde el principio. En menos de un año convocamos el I Congreso de Víctimas de la Administración de Justicia, cuyas conclusiones presentamos tanto en el Comité de Derechos Humanos de la ONU (Ginebra) como en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (Estrasburgo). Rectifico; en Estrasburgo, un funcionario de origen español, no me dejó pasar de la puerta de su despacho. Aun cuando yo estaba en la sede del TEDH, aquel pollo pretendió obligarme a ir a una oficina de correos. Nada de poner un simple y "comprometedor" sello en la copia del escrito de la OUJ (naturalmente aquel gaditano ocupaba una plaza en representación del reparto de funcionarios entre gobiernos amigos). Distinta experiencia tuve en Ginebra, si bien Alfredo Zayas, me dijo: "¿Justicia? La justicia no existe en ninguna parte". Después de hablar con el funcionario de la ONU, me presenté en la sede de la Agencia EFE. La publicación de una simple nota de prensa hubiera sido un escándalo en España, y naturalmente los funcionarios del Gobierno de Felipe González Márquez se comportaron de forma "obediente". No ha sido el único caso de "entente cordiale" entre la casta judicial y el "cuarto" poder (cuarto poder dependiente del poder económico-financiero de quien a su vez depende el poder político (ejecutivo-legislativo) y el poder judicial mangoneado por el poder político. Una bonita pirámide, donde, no pocas veces, el poder económico-financiero aparece, ora como dueño de medios de comunicación de derecha, ora como dueño de medios de comunicación de "izquierda". Una forma inteligente de mantener en babia a los cándidos españoles de cerebro relajado.


Felipe, Majestad, el I Congreso de Víctimas de la Administración de Justicia, estuvo en un tris de ser prohibido por un juez salido del tiesto. Me lo contaron de forma discreta. "¿Víctimas de la Administración de Justicia? ¡España es un país democrático! No existen víctimas del Poder Judicial!". Se trataba de un auténtico totorota poco ducho en el manejo del Diccionario de la Real Academia Española:

"Víctima: Persona que padece daño por culpa ajena o por causa fortuita".

"¡Ah, bueno!", exclamó cuando leyó esta acepción de la RAE. ¿Una simple anécdota? Cuántas "anécdotas" judiciales le han destrozado impunemente la vida a mucha gente. No recuerdo la fecha, pero en un momento determinado, un magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (más tarde nombrado director de la Escuela Judicial en Barcelona), me citó en su despacho. Hablamos de todo un poco; tambíén de fútbol. Me ofreció un puesto de libre designación en la Administración de Justicia. "Necesitamos gente valiosa como usted". ¡Coño! Me gustaba la idea, pero también pensé en una posible trampa. ¿Y si me alejaba de la Organización de Usuarios de la Justicia para más tarde ser "expedientado" en el desarrollo de mi trabajo en la Administración de Justicia? ¿Arriesgarme a cavar mi fosa como "látigo" de la injusticia? No puedo asegurar si había trampa o no en aquella oferta, pero no la acepté.


La prensa de Barcelona me retiró el saludo y tuve problemas con la "mafia catalana" urbanística y sus vínculos con la Generalitat de Catalunya. En 1995 empecé a escribir en el periódico vasco EGIN (más tarde clausurado por el "juez estrellado" Baltasar Garzón Real). Cuando José María Aznar López (más tarde lacayo del Tio Sam en Irak) estaba a punto de ganarle las elecciones a Felipe González Márquez (GAL, Filesa, Luis "Algarrobo" Roldán), y Baltasar Garzón Real ya estaba siguiéndole los pasos a Mister X Felipe González (tras haber abandonado el Gobierno y su acta de diputado del PSOE), Televisión Española recuperó la memoria y me invitó a un "circo" (debate) sobre la justicia. Minutos antes de la entrada de los "leones", me dijeron: "Queremos que le des duro a Garzón". ¡Ay, Felipe, Majestad! No mencioné a "Querido Emilio" ni una vez, y naturalmente el capataz del circo me quitó el látigo. No me volvió a dar la palabra para hablar en serio de la justicia.


En 1998, ahora hace veinte años, el Padrino Jordi Pujol Soley, cansado de mis "latigazos", ordenó rescindir el contrato de arrendamiento de la Organización de Usuarios de la Justicia en el Hotel d'Entitat La Pau. Jordi Pujol Soley, antiguo socio de Felipe González Márquez, se había aliado con José María Aznar López, el pretendido "regenerador" de la justicia. Después de Aznar entró en escena Rodríguez Zapatero (cuya obra literaria cumbre se llama "Faisán" o cómo dividir a la policía en dos bandos) y a éste le sucedió Marianico Gürtel de Bárcenas. Pero hablemos de tu discurso en el Auditorio de Barcelona.

"El Poder Judicial es uno de los tres Poderes del Estado, que nuestra Constitución contempla en su Título VI como un Poder Independiente y en el que reside el ejercicio de la potestad jurisdiccional conforme a los valores constitucionales de libertad, igualdad, de justicia y de pluralismo político (...). El Estado de Derecho implica que la función de los Jueces, juzgando y haciendo ejecutar lo juzgado, ha de estar guiada por la tutela de los principios constitucionales, lo que os coloca en una posición clave en la sociedad como servidores públicos que salvaguardan y garantizan los derechos y libertades de todos los ciudadanos (...). La Escuela Judicial española se ha convertido en un verdadero referente para otros centros de formación de Europa, Iberoamérica y el mundo árabe (...). El Juez que forma esta Escuela es el que se recoge expresamente en la Constitución: independiente, inamovible, responsable y sometido únicamente al imperio de la ley. Firmemente comprometido con la tutela de los derechos e intereses de las personas, en especial de sus derechos fundamentales y libertades públicas, garante de la legalidad de la acción de los poderes públicos. Un Juez imbuido de los valores constitucionales que presiden nuestro ordenamiento jurídico".

"Valores constitucionales de libertad, igualdad, de justicia; tutela de los principios constitucionales; tutela de los derechos e intereses de las personas, en especial de sus derechos fundamentales; valores constitucionales que presiden nuestro ordenamiento jurídico"... Felipe, Majestad, con el máximo respeto de un republicano y separatista canario, te dejo la siguiente información publicada en España Humillada que contradice tu discurso. ¿Por qué el Estado se niega a hacer justicia? ¿Puede un Estado actuar por venganza? La persecución política está prohibida en la Constitución Española.

"Mariconsón, capicúa, pájaro tatarita, ex seminarista sacado del armario, inmoral sexual, pestilente de pluma, afeminado de Las Palmas, moroso, bujarrón".

Por tales injurias publicadas en un periódico canario de la isla del oeste contra el periodista Carlos Ramón Sosa Báez (novio de la jueza española María Victoria Rosell Aguilar titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas de Gran Canaria), también conocido de forma simpática como Anacleto (según el periodista Francisco Javier Chavanel Seoane) o Sherlock Holmes (según el periodista Andrés González de Chaves Sotomayor), dicho periodista demandó a los propietarios del diario "oestiño" por 300.000 euros de indemnización. Victoria Rosell Aguilar intervino como testigo. Ninguna objeción porque el ofendido estaba amparado por el artículo 18 de la Constitución Española (derecho al honor) y el artículo 24 del mismo texto constitucional (derecho a la tutela judicial efectiva).

CIBERSICARIATO PARAMILITAR COLOMBIANO
TERRORISMO PSICOLÓGICO
I PARTE

¿Jueza implacable con los derechos de su novio y negligencia con mi denuncia contra el cibersicariato paramilitar colombiano dirigido por el terrorista Carlos Arturo Escobar Marín? ¿Por qué lo hizo? ¿Quizá como venganza aprovechando su condición de "jueza inamovible" propia de la casta judicial por su revés en la trama urdida contra mí por el "estado mayor" del PSOE en Las Palmas de Gran Canaria?


Sucedió poco después de regresar yo a la siciliana isla de Gran Canaria (mi patria, la patria del guerrero Doramas) después de cuarenta años de ausencia. DON Jerónimo Saavedra Acevedo (una "vaca sagrada" por haber desempeñado toda clase de cargos tanto en las Cortes Generales y en la Administración del Estado como en las instituciones de la colonia) ocupaba la alcadía de Las Palmas de Gran Canaria. ¿Quién ordenó perseguirme desde los servicios municipales? DON Jerónimo Saavedra Acevedo, en otros tiempos "amigo" de la Organización de Usuarios de la Justicia, siendo ministro de Administraciones Públicas, me escribió:

"En este 23 de abril de 1994, festividad de Sant Jordi, quiero expresar unas palabras de aliento en favor de aquellas asociaciones que, como la Organización de Usuarios de la Justicia (OUJ), contribuye de forma decisiva a vertebrar y dinamizar una sociedad tan compleja como la nuestra. Hoy conmemoramos también esa fecha en la que, con el aniversario de Cervantes, celebramos la inclusión del libro en nuestra realidad social. El libro, la palabra escrita, se erige en monumento esencial de respeto y civilización. El respeto mutuo, el diálogo y la renuncia a la violencia constituyen ejes fundamentales de toda sociedad civilizada. Estos planes esenciales de funcionamiento colectivo tienen en los libros y en la Administración de Justicia dos vías relevantes de transmisión. Una sociedad leída, ilustrada y culta es más proclive a la crítica constructiva y a la denuncia responsable de toda injusticia social y económica que una sociedad iletrada y analfabeta. La Administración de Justicia se convierte de esta manera en un punto de referencia inevitable para toda persona que confía en una solución civilizada y pacífica de las diferencias que puede dirimir con otra persona o colectivo social. En suma, la Justicia, como diría Loewenstein, se concibe como piedra angular de todo Estado democrático, como instancia que garantiza y protege los derechos fundamentales de la persona, cuya conquista histórica es necesario recordar y preservar. Una conquista en la que muchos narradores, pensadores, intelectuales, poetas, filósofos, historiadores y sociólogos recurrieron a la letra impresa para dejar constancia de unas aspiraciones, hoy día elementales en toda democracia, pero cuya plasmación real en textos con valor jurídico y político ha exigido la sucesión de muchas generaciones. Mantener tales derechos, velar por su integridad a través de una justicia democrática y consolidad así la sociedad civilizada que prefiere el libro a la pistola, representan objetivos loables. En esta línea se incardina el trabajo de la OUJ. A ellos les dedico, afectuosamente, esta reflexión, con mis mejores deseos para el porvenir común".

¿Por qué DON Jerónimo Saavedra Acevedo, quince años después, me convirtió en un enemigo a batir simplemente por hacer uso de la palabra a través de mis críticas en esta humilde página en internet? Tras un año tragando quina mandó a un testaferro suyo (ex delegado en Canarias del Gobierno de Rodríguez Zapatero; director del gabinete del ayuntamiento de LPGC y plumilla del periódico digital de Carlos Sosa Báez en otra época jefe de Prensa del PSOE en Canarias) a la Jefatura Superior de Policía de Canarias (donde según el periodista Francisco Javier Chavanel Seoane, Carlos Sosa Báez se movía como pez en el agua haciendo de chivato del PSOE contra los cabecillas del Partido Popular). ¿Elección a dedo de la jueza Victoria Rosell Aguilar (dada su condición de novia del ex jefe de Prensa del PSOE Carlos Sosa Báez) para "darme" un escarmiento por desafiar a la "vaca sagrada" en Canarias del Partido del GAL? La jueza del ordenador "Vicky la Sandinista", en todo caso, no se pudo prestar a la trama, y terminó archivado aquella sospechosa denuncia.


Paralelamente a las actuaciones practicadas por la jueza Victoria Rosell Aguilar a raíz de la trama urdida en el "estado mayor" del PSOE en Las Palmas de Gran Canaria (cuya federación toma nombre del sátrapa Juan Rodríguez Doreste, alias Juanito), en mayo del 2011, el cibersicariato paramilitar colombiano dirigido por Carlos Arturo Escobar Marín (condenado en EEUU por infiltrar la base de datos del Bank of America; buscado en Venezuela por sabotear el sistema informático de PDVSA y demandado en Colombia por varios trabajadores suyos por incumplimiento de contrato; amén de sus vínculos familiares con el "comandante" paramillitar "Macaco", Carlos Mario Jiménez Naranjo, y la "Reina de la Cocaína", Griselda Blanco Restrepo, sin olvidar la mención de su nombre en sendos libros sobre el narcotráfico colombiano en Argentina) desató, a través de internet (injurias, calumnias, amenazas de muerte, sabotaje a mi cuenta en twitter, coacción a mi proveedor de internet para obligarlo a suspender mi página web, creación de múltiples perfiles falsos y denigratorios con mi nombre y fotografía, y de mi madre fallecida hace veinte años) una brutal campaña de terrorismo psicológico para desacreditar mi testimonio contra los ochos años de corrupción y crímenes de Estado durante la Presidencia de Álvaro Uribe Vélez y por sus vínculos familiares con el crimen organizado (su hermano Santiago Uribe Vélez implicado presuntamente con la banda paramilitar "Los Doce Apóstoles" y su cuñada Dolly Cifuentes Villa, viuda de Jaime Alberto Uribe Vélez, detenida por sus negocios con el capo del Cartel de Sinaloa Joaquín "Chapo" Guzmán Loera; sin olvidar ese informe desclasificado de la Defense Intellgence Agency señalando a Álvaro Uribe Vélez como el narcotraficante colombiano número 82 en tiempos de Pablo Escobar Gaviria).


Algunos ejemplos de la campaña difamatoria orquestada por el cibersicariato paramilitar colombiano:

Un año después de recopilar un aluvión de pruebas sobre la campaña de difamación y amenazas de muerte proferidas impunemente en las redes sociales, el 11 de julio del 2012, denuncié los hechos en el Juzgado de Guardia de Las Palmas de Gran Canaria, toda vez que el dominio rafaelsanchezarmas.es suplantando mi identidad con fines criminales estaba registrado por la terrorista yankee Tonya Geese, testaferro de Carlos Escobar Marín, en un organismo del Ministerio de Industria de España. Por lo tanto la competencia territorial de la Administración de Justicia "patria" estaba fuera de toda duda. Después del reparto de rigor (que no hizo la jueza Victoria Rosell Aguilar con la denuncia del testaferro de DON Jerónimo Saavedra Acevedo, hipotéticamente, con la vana pretensión de "darme un escarmiento" por encargo), mi denuncia recayó en el Juzgado de Instrucción número 8. La jueza titular, Victoria Rosell Aguilar, estaba ausente y el sustituto, Alberto Pueba Contreras, archivó la denuncia "por no ser los hechos constitutivos de delito". Interpuesto el recurso de apelación, la jueza Victoria Rosell Aguilar lo guardó durante un año en una gaveta. Hasta en dos ocasiones me quejé al Consejo General del Poder Judicial por "dilación indebida". ¿Dilación indebida o presuntamente retraso malicioso por haberle ganado el caso del antiguo patrón de su novio Carlos Sosa Báez DON Jerónimo Saavedra Acevedo? ¿Venganza o defensa de los negocios en Colombia de su novio Carlos Sosa Báez? Son especulaciones, pero la realidad es una. La jueza "inamovible" por su condición de miembra de la casta judicial (sin participación democrática del pueblo), intocable ella, se abstuvo de seguir con el caso y pasó los trastos a un tercer magistrado, Florencio Barrera Espinel, que archivó las diligencias por "extemporaneidad". Tres jueces (Alberto Puebla Contreras, Victoria Rosell Aguilar y Florencio Barrera Espinel) dieron "carta blanca" a los terroristas colombianos. ¡Con qué júbilo se burlaron! ¿De mí? No, amiguitos; de España, de ustedes, de la presunta justicia.


No tengo claro el grado de responsabilidad de los magistrados Alberto Puebla Contreras (posiblemente un incapaz que ni él mismo redactara el auto de archivo, sino cualquier oficial del juzgado como se estila en muchas oficinas judiciales) ni de Florencio Barrera Espinel, pero respecto a la jueza importada "Vicky la Sandinista", si alguna vez hubiera justicia en esta colonia (supuesto negado porque en la patria de Doramas ya no hay redaños), Victoria Rosell Aguilar, sometida a un Tribunal Popular, iría derechita a prisión.


Finalmente, un consejo a Pablo Iglesias; suelta lastre a tiempo porque la jueza-diputada Victoria Rosell Aguilar desacredita tu verborrea democratizadora del Estado. Gota a gota se puede llenar un bidón de agua, y yo tengo el bidón, y toda la paciencia del mundo.

CIBERSICARIATO PARAMILITAR COLOMBIANO
TERRORISMO PSICOLÓGICO
II PARTE

Inesperadamente la Fiscalía General de la Nación colombiana se puso en contacto conmigo; más tarde descubrí la trampa porque sólo le interesaba obtener información de Carlos Escobar Marín; no por mi caso, sino por el escándalo del espionaje hecho a la Presidencia de la República por un grupo de piratas informáticos (entre los cuales estaba un español) a las órdenes de Álvaro Uribe Vélez con el fin de tumbar las negociaciones con la guerrilla en La Habana. Me invitaron a viajar a Bogotá para entrevistarme con ellos. "No se te ocurra poner un pie en Colombia" (me advirtieron varios amigos colombianos). "No saldrías vivo del aeropuerto de Bogotá". Además me aconsejaron poner en alerta al Ministerio del Interior español ante un hipotético atentado a la vista del fracaso continuo del cibersicariarto: a pesar de su campaña de difamación no lograban doblegarme. Lo hice y la Secretaría de Estado de Seguridad acusó recibo de mi denuncia.


La reacción del cibersicariato no se hizo esperar. En el servidor godaddy.com, donde el terrorista Carlos Escobar Marín administra tropecientas cuentas, unas de personajes famosos de Colombia y otras fingidas para utilizarlas en su trabajo de esbirro de la guerra sucia, apareció la cuenta masqforo.com, donde se me acusaba de haber sido condenado por abuso de menores. Tras diversas gestiones terminaron eliminando dicha cuenta para no verse obligados a confesar el nombre del administrador. De todas formas un terrorista anónimo del cibersicariato abrió otra cuenta en el portal gratuito wordpress.com, donde se negaron a retirar la calumnia salvo con una orden judicial española.

Había comenzado la segunda parte de la vergüenza judicial española. Infructuosamente denuncié los hechos repetidamente; incluso le solicité al Tribunal Superior de Justicia de Madrid que emitiera un comunicado desmintiendo ese "comunicado" inexistente, además de poner el caso en conocimiento de la Fiscalía General del Estado por cuanto su mención en esa calumnia le daba apariencia de veracidad. No lo hizo; no lo hizo nadie. Un año después presenté la siguiente reclamación administrativa en el Ministerio de Justicia previa a la interposición de un contencio-administrativo. La demanda ya ha sido presentada en la Audiencia Nacional. No espero nada de la justicia española (incapaz aún quién sabe con qué ocultas intenciones de exigir a wordpress.com la retirada de esa cuenta por comprometer la credibilidad de una insticución del Estado como es el Tribunal Superior de Justicia de Madrid), pero no me queda más remedio que acudir a la misma como paso previo a demandar a España, bien en el Comité de Derechos Humanos de la ONU, bien en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En todo caso, muchos años de espera. ¿España, su Estado, puede actuar por venganza? Efectivamente soy un canario rebelde; defiendo el derecho de autodeterminación de vascos y catalanes y en 1995 convoqué, en la Organización de Usuarios de la Justicia, la primera "célula de reflexión" hispanomarroquí para fomentar la descolonización de Ceuta y Melilla. ¿El Estado pretende seguir castigándome a cara descubierta? ¡Pero si España es una democracia europea avanzada!

REQUERIMIENTO AL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE MADRID

TERRORISTAS COLOMBIANOS Y JUECES ESPAÑOLES HUMILLAN A ESPAÑA

CARLOS ESCOBAR MARÍN CIBERSICARIO DE ÁLVARO URIBE VÉLEZ


____________________________________________________________


RAFAEL SÁNCHEZ ARMAS

AGENCIA BK DETECTIVES ASOCIADOS

AGENCIA BK DETECTIVES